sábado, 5 de noviembre de 2016

Un sistema asesino



Leonardo Boff, teólogo latinoamericano, hace una síntesis del pensamiento y los planteamientos del actual papa Francisco, sobre el tema del modelo de “mercado” y la lógica destructiva de la casa común.

“Bergoglio no es marxista y la palabra «capitalismo» no aparece en la Encíclica. Pero queda muy claro que para él los dramáticos problemas ecológicos de nuestra época resultan de los «engranajes de la actual economía globalizada», engranajes que constituyen un sistema global, «un sistema de relaciones comerciales y de propiedad estructuralmente perverso». 

¿Cuáles son para Francisco estas características «estructuralmente perversas»? Ante todo, es un sistema en el cual predominan «los intereses ilimitados de las empresas» y «una discutible racionalidad económica», una racionalidad instrumental que tiene como único objetivo aumentar el lucro. Para el Papa, esta perversidad no es propia de uno u otro país, sino de «un sistema mundial, donde predominan la especulación y el principio de maximización del lucro, y una búsqueda de rentabilidad financiera que tiende a ignorar todo el contexto y los efectos sobre la dignidad humana y el medio ambiente. Así, se manifiesta la íntima relación entre degradación ambiental y degradación humana y ética».

La obsesión del crecimiento ilimitado, el consumismo, la tecnocracia, el dominio absoluto del dinero y la divinización del mercado son otras características perversas del sistema. En su lógica destructiva, todo se reduce al mercado y al «cálculo financiero de costes y beneficios». Pero sabemos que «el medio ambiente es uno de esos bienes que los mecanismos de mercado no son capaces de defender o de promover adecuadamente». El mercado es incapaz de tener en cuenta valores cualitativos, éticos, sociales, humanos o naturales, es decir, «valores que exceden cálculos»” (Boff, julio 2016)

Este sistema capitalista, o modelo de mercado que denuncia el papa Francisco, donde la riqueza financiera es el paradigma absoluto y hegemónico, de tal forma que no se está proponiendo otra manera de comprender la posibilidad del desarrollo de los pueblos y el bienestar de los mismos; sino solo desde el capital acumulado donde la “maximización y rentabilidad” es de manera desbordante por parte de los grupos de poder en el mundo, produciendo estructuras y sistemas que son vorazmente destructivos y homicidas de toda vida en esta casa común.

Con dolor y terror constatamos que en Honduras, un territorio con solo 112, 492 Kilómetros Cuadrado, con una población cerca de los 8 millones de habitantes, o más para algunas organizaciones; se den asesinatos de hombres y mujeres que buscan cuidar y defender la casa común de este territorio hondureño. Solo por citar algunos de los más de 111 asesinatos ocurridos:

El 2 de marzo 2016 fue asesinada Berta Cáceres. Desde el 2009 su situación de riesgo se deterioró progresivamente: Amenazas a muerte contra ella y su familia, intentos de secuestro, estigmatización y campañas de odio, judicialización con falsas acusaciones detenciones ilegales, persecución, atentados.

En el 2013 fue asesinado Tomas García, y en marzo 2016 fue asesinado Nelson García. 

En La Paz, durante 2015, fueron asesinados al menos 3 indígenas vinculados a la lucha contra las represas. 

El 27 de agosto del 2014 mataron a tiros, a la dirigente campesina Margarita Murillo. Esta agresión fatal se produjo tras haber denunciado ella que en los últimos días estaba siendo objeto de seguimiento y amenazas. 

El 25 de agosto de 2013, Ricardo Soto Fúnez, María Enriqueta Matute y Armando Fúnez Medina, líderes indígenas tolupanes de Locomapa, departamento del Yoro, fueron asesinados mientras participaban en una manifestación pacífica por la defensa de sus tierras, territorios 

El 4 de abril de 2015 fue asesinado Luis de los Reyes Marcía, esposo de una de las beneficiarias de las medidas cautelares. Su familia había retornado al territorio en febrero de 2014, luego de permanecer fuera por amenazas 

El 21 de febrero de 2016 fue asesinado el defensor Tolupan, Santos Matute, quien era beneficiario de las medidas cautelares.

Este 19 de octubre de 2016, se dio el asesinato de José Ángel Flores presidente del MUCA, en el bajo Aguan, junto con Silmer Dionisio George, ambos tenían medidas cautelares otorgadas por la CDIH.

Es un dolor leer estos nombres y evocar estos rostros concretos, con memoria y huella, que nos dejaron un legado de cuidar y defender la vida en toda esta casa común que es Honduras. 

Estos mártires de la CASA COMÚN, son el faro por donde podemos continuar con la antorcha encendida y seguir caminando como pueblo que espera un nuevo amanecer, que alza voz con un canto nuevo de esperanza, libertad y solidaridad, donde todas las criaturas junto con la Madre tierra siga generando VIDA ABUNDANTE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tu opinión al respecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...