Un camino, compromisos eticos

Estamos esperando


La democracia es un camino que requiere compromisos éticos, esto requiere una agenda nacional con la participación de todos los actores sociales.


El 27 de enero del presente año, tomó posesión de “la silla” presidencial, Juan Orlando Hernández (JOH); miembro del partido nacionalista, del tradicional bipartidismo hondureño, parte de los partidos que participaron en el golpe de estado al presidente en el 2009.

Se realizaron las elecciones presidenciales en dos países centroamericanos: El Salvador y Costa Rica. En ambos países hay una tendencia de gane electoral del partido que se denomina como de izquierda.

En El Salvador, uno de los escritores honorables y con rectitud ética, dice: “la democracia nunca es un ejercicio fácil, ni siguiera en aquellas sociedades que vienen practicándola ya por larga tradición. Y no es fácil, en primer lugar, porque requiere ir educando muchas tendencias espontáneas de la naturaleza humana, entre las que sobresale el ansia de dominio sobre los demás…si algo requiere de alternativas en este preciso momento histórico del país es la búsqueda y la concreción de compromiso. El progreso integrador e incluyente sólo puede construirse en los hechos reales, y a partir de actitudes y proyecciones concretas”. (David Escobar Galindo, 27-1-2014. La prensa gráfica).

En Honduras el nuevo presidente y su partido nacionalista, tienen el reto de concretar las promesas en compromisos que se cumplirán, para que no quede en retorica clásica de los políticos.

Los compromisos democráticos, exigen un proceso de participación que apunta a un “progreso integrador e incluyente”. El progreso o el desarrollo de una nación no está en el lucrarse de unos pocos ricos tradicionales; mucho menos, en implementar leyes que favorecen a estos empresarios para continuar lucrándose, en detrimento de la mayor riqueza de una nación: su gente (las mayorías empobrecidas que es más del 60%), el patrimonio familiar (la tierra) y los recursos naturales.

La minería es de este tipo de empresas destructoras y que solo enriquecen desproporcionalmente al empresario; basta ver algunos ejemplos como el conocido en “valle de Siria”, donde la explotación minera solo ha dejado enfermedad, contaminación del agua, perdida del patrimonio familiar y la belleza natural de la zona.

Este gobierno, que es continuidad del anterior, tiene retos con las mayorías de hondureños que buscan en grandes cantidades emigrar a otros países como Estados Unidos (en el 2013 fueron deportados unos 38 mil compatriotas). También, tiene el compromiso de cuidar la “CREACIÓN QUE DIOS PUSO EN TODO EL TERRITORIO QUE ES DE TODOS”.

Jesucristo para los creyentes, dijo a sus discípulos que tenían deseos naturales de ambición y de poder sobre los otros, “Jesús los llamo y les dijo, “saben que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos y los grandes las oprimen con su poder. No ha de ser así entre ustedes, sino que él quiera llegar a ser grande entre ustedes, será su servidor, y el que quiera ser el primero entre ustedes, será su esclavo” (Mt 20,24-28).

Nuevo señor presidente y todos los del partido que están en el gobierno por este período: sirvan a las grandes mayorías, escuchen sus gritos; no favorezcan la destrucción de la creación en todo el territorio; cumplan las promesas no las amenazas, sean humildes (actitud) para escuchar y corregir el camino, solo ejerzan el servicio que les paga la sociedad por cuatro años; y no se lucren en este tiempo de gobierno.





Renê

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.