El Testimonio de Isaías


El Testimonio de Isaías 


“felices los perseguidos por causa del bien, porque el reino de los cielos les pertenece” Mt 5,10. 
Los días del 11 al 13 de febrero del presente año, CARITAS de la Iglesia católica, organizo un seminario llamado “presente y futuro de la minería en Honduras. Una reflexión pastoral”. En este evento participamos unos 150 agentes de pastoral de todas las diócesis. Fueron invitados unos profesionales del Perú, que expusieron sus investigaciones y experiencias sobre el tema.
En este evento sí estaba presente el Espíritu de Jesús, asistiendo y guiando a todos los participantes por un camino de comunión y sensibilidad en defensa y cuido de la vida en el territorio de Honduras. Se experimento una comunión eclesial, donde sacerdotes, obispos (tres) y pueblo entraron se unieron por el cuido y defensa de la vida en Honduras.


También, constatamos nuevamente, como los funcionarios del estado que trabajan en INHGEOMIN, el Dr Roberto herrera que es el enlace gubernamental con el EITI (iniciativa de control fiscal internacional para las empresas mineras). Hablaron con una frialdad sobre esta realidad dramática que vive la población en conflicto en los lugares donde hay minería en el país.
En todas las exposiciones de los hermanos de las diócesis, se afirmó la debilidad institucional de las instancias del Estado y la corrupción que existe, tanto a nivel local como nacional.
Estos hermanos que viven el conflicto donde hay empresas mineras, compartieron sus experiencias donde se destacaban los siguientes aspectos: la corrupción institucional del Estado de estar a favor de los empresarios, con acciones amañadas y corruptas; la violación de los derechos de libre circulación de la población, la afectación de los estudios escolares de los niños, la división y conflicto de la comunidad local; la presencia de sicarios que intimidan y asesinan a los pobladores en oposición a la minería, presencia de la policía en defensa de las empresas mineras; minería en manos de los narcotraficantes, destrucción de los bosques y contaminación de las aguas, afectación del paisaje ambiental y la salud de la población.
Quiero recordar a uno de los tantos creyentes en Jesucristo que estuvieron participando; él con su sencillez y firmeza compartió un poco su vida, les expreso algo de su ser discípulo y profeta de la vida:
Isaias, un campesino promotor de pastoral social desde hace 10 años; es el único que ha quedado como agente de pastoral en esa zona. El vive en medio de un conflicto de la minería con la población indígena Tolupanes, Tocomapa, en Yoro, el Progreso. El año pasado mataron 5 campesinos indígenas en esta zona del país. Este conflicto es entre la misma población, unos a favor y otros en contra. El gran peligro es que los mineros contratan asesinos pagados “sicarios”; este hermano Isaías, es uno de los que no puede denunciar por temor a que lo asesinen… me pregunto, ¿cuánto vale un hondureño campesino en el país, que nos espera a los creyentes en estas situaciones?
Somos una Iglesia profética, lo testifican los mártires, nuestras comunidades creyentes y los documentos eclesiales latinoamericanos; para animarnos en el camino de fe en Jesucristo, del anuncio del Reino de Dios en estos pueblos, retomemos unas palabras inspiradoras del documento de Aparecida (Brasil, 2007):
“Buscar un modelo de desarrollo alternativo, integral y solidario, basado en una ética que incluya la responsabilidad por una auténtica ecología natural y humana, que se fundamenta en el evangelio de la justicia, la solidaridad y el destino universal de los bienes, y que supere la lógica utilitarista e individualista, que no somete a criterios éticos los poderes económicos y tecnológicos. Por tanto, alentar a nuestros campesinos a que se organicen de tal manera que puedan lograr su justo reclamo”.

Fray Renè, ofm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.