EL SILENCIO DE LOS BUENOS




"No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los “sin ética”. Lo que más me preocupa es el silencio de los buenos" Martin Luther King.

¡Qué frase profética para estos días de cuaresma en la Iglesia católica!. Los violentos y asesinos están constatados en el diario vivir de nuestra Honduras, en cada barrio, casa, comunidad, calle, cancha y mercado sabemos de muertes violentas.
¿Cuántos son los asesinos en el país? Se dice en los medios de comunicación que circulan más de un millo y medio de armas, no sólo de calibre 22, esto no quiere decir que son más de un millón de asesinos; sin embargo, sabemos que ya es un modo de trabajar el “sicariato”: el dedicarse a asesinar por una paga monetaria.


Por esa razón, para los que somos creyentes en Jesucristo, los que son hombres y mujeres de buena voluntad, nos tenemos que cuestionar sobre lo que hemos callado y dejado de hacer, cuando nos hacemos los desentendidos con esta realidad donde el país entero está caído por el camino, cuando pareciera que la esperanza en una sociedad de paz es lejana de esta sociedad.
Recientemente Jorge Varela, quién fue por 25 años el dirigente del comité de Conservación y Desarrollo de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca (Coddeffagolf), expresaba sobre la supuesta pasividad o postramiento del pueblo hondureño, es como una advertencia ante tanta impunidad y corrupción:
“…mucho cuidado porque esta apatía puede ser una olla de presión que está comprimida y de repente va explotar en contra de esta oligarquía y esos diputados que antes eran de izquierda y ahora son de derecha, tienen carros nuevos y mansiones van a tener problemas, están generando una revolución social, esa gente callada silenciosa hay que tenerle mucho cuidado porque puede estallar”
“Siempre he estado en contra de las revoluciones armadas, cuando los compañeros me decía eso en la universidad siempre les respondía que la educación era el mejor camino, pero ya no nos queda ni la educación, porque este gobierno nos ha destruido hasta la educación. Lo que nos queda es irnos a las calles en consulta pacífica, porque no podemos quedarnos callados ni seguir de revolucionarios de teléfono, como muchos que hay por ahí. Tenemos que marchar por las calles, liberales, nacionalistas, libres y todos los hondureños sin ningún distingo político, porque este no es un atentado contra un partido, es un atentado de unos cabrones que se han apropiado de la estructura del gobierno y nos están jodiendo a todos los hondureños”.
Dejemos que la Palabra y mandamientos del Pueblo de Israel ilumine, nuestro modo de vivir en estos tiempos difíciles:
“El Señor dijo a Moisés:
Habla en estos términos a toda la comunidad de Israel: Ustedes serán santos, porque yo, el Señor su Dios, soy santo.
Ustedes no robarán, no mentirán ni se engañarán unos a otros.
No jurarán en falso por mi Nombre, porque profanarían el nombre de su Dios. Yo soy el Señor.
No oprimirás a tu prójimo ni lo despojarás; y no retendrás hasta la mañana siguiente el salario del jornalero.
No insultarás a un ciego, sino que temerás a tu Dios. Yo soy el Señor.
No cometerás ninguna injusticia en los juicios. No favorecerás arbitrariamente al pobre ni te mostrarás complaciente con el rico: juzgarás a tu prójimo con justicia.
No difamarás a tus compatriotas, ni pondrás en peligro la vida de tu prójimo. Yo soy el señor.
No odiarás a tu hermano en tu corazón: deberás reprenderlo convenientemente, para no cargar con un pecado a causa de él.
No serás vengativo con tus compatriotas ni les guardarás rencor. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor”
(Levítico 19,1-2.11-18).  

Comentarios

  1. Muy acertado lo que publicó, pero Fray digame Cristo nos manda a amar a estos como a mi mismo pero como amar a estos que nos dañan a diario nos han quitado todo y ya no tenemos nada mas que la esperanza de un futuro eutopico y caminar a ciegas sin rumbo, clamando que haya un cambio, angustia continua.
    Como me dijo Fray Alfonso una vez los cambios se dan de abajo hacia arriba, cuando ese dia llegue de vardad que seremos libres.

    Omar Pantoja
    Ktquesis
    Inmaculada Concepción
    Hnduras

    ResponderEliminar
  2. cuando guardamos silencio ante el dolor de los pequeños, es por miedo o por indiferencia?
    el problema es la indiferencia... el amar no dice que no debe haber justicia.. el amor busca la justicia, no la venganza,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comparte tu opinión al respecto.

Entradas populares de este blog

Indígena guatemalteco gana el Premio Ambiental Goldman

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Queremos escuchar a los Obispos