“Extasiarse”, como un niño



Fray Jose Carballo, Ofm. ministro general de la Orden de frailes menores


Hermanos y Hermanas: Celebrar la Navidad es “derretirse”

, “extasiarse”, como un niño, ante el amor de un Dios que se hace niño, como hizo Francisco en Greccio. Celebrar la Navidad es entrar en el misterio de amor de Dios por la humanidad y reconocer que “el amor no es amado”, como gritaba el Poverello en las profundidades del bosque del monte Alvernia, porque “Dios es el nunca bastante” y por mucho que hagamos por él, nunca haremos bastante.

Celebrar la Navidad es permitir que este misterio nos envuelva, de tal modo que uno ya no pueda vivir sino amando, gratuitamente y sin medida, como él nos amó (cf. 1Jn 4, 10) y anunciando a todos que en el Hijo hemos sido bendecidos, acariciados, besados por Dios.


Señor:


- Danos corazón disponible, como el de María, para acogerte en tu abajamiento.
- Danos corazón agradecido, como el de María, para cantar tu misericordia para con nosotros.
- Danos corazón de pobre, como el de Francisco, deseoso de llenarse de ti.
- Danos corazón de niño, como el del Poverello, capaz de compadecerse hasta las lágrimas, ante la contemplación del misterio de la encarnación.
- Danos corazón sencillo, como el de los pastores, para saber ver más allá de las apariencias.
- Danos corazón de sabios, como el de los Magos, para saber descubrirte en los “signos de los tiempos”.


Fr José Carballo OFM

Comentarios

Entradas populares de este blog

Indígena guatemalteco gana el Premio Ambiental Goldman

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Queremos escuchar a los Obispos