10%, 30%, 50% y 70% de descuento



¿Cuáles sentimientos están en nuestros corazones y hogares en esta Navidad?


Pareciera que se van a terminar los productos de las tiendas en los llamados “mol” (como se les dice popularmente), cuanta gente comprando. Los mercados no se quedan atrás, están llenos de caminantes que solo apuntan en comprar algún bien material.

Las tiendas tienen rótulos que dicen: 10%, 30%, 50% y 70% de descuento. ¿Qué mueve ir a comprar, cuál es el deseo profundo que impulsa ir a poseer un producto de la tienda?; ¿lo necesito de verdad, es parte de mis necesidades primarias?; ¿estoy expresando amor con esa compra o regalo que entrego?

En un periódico de estos días aparece como noticia que los alimentos tuvieron un 20% de incremento, al mismo tiempo que se debate sobre el salario mínimo.

Otra noticia es sobre el conflicto de poderes del Estado hondureño, el legislativo y el judicial, al destituir a cuatro magistrados de la Corte Suprema de Justicia. En realidad se habla de otro golpe “técnico”. Este acto, que la misma embajada de EU lo ha considerado como una acción arbitraria por parte del legislativo, y que mina la independencia jurisdiccional de los poderes del Estado; es expresión de una clase política que no aprende ni mucho menos le interesó las recomendaciones dejadas por la “comisión de la verdad” después del golpe de Estado del 2009.

Nuevamente son los políticos que en medio de las luces y festejos navideños, poco les importa la vida democrática del pueblo hondureño, el bien común de las mayorías: si esto hacen entre los “poderosos”, que harán con el pueblo pobre.

También está la noticia, que es posible que este año se cierre con la cifra de 32,500 seres humanos hondureños deportados de los Estados Unidos.

Según un matutino escrito, unos 126,263 ancianos pasaran una fiesta de navidad en cierto abandono y lejos del amor de los familiares (El Heraldo. 25-12-12).

Niños y niñas esperan juguetes estos días, por tal razón muchas organizaciones, comunidades, iglesias y familias reparten regalos a los “niños y niñas de hogares pobres” (más de un 45% en el país). Ese gesto llena de bondad la patria.

Pero mejor es que volvamos al sentido profundo que le encontró Sn Francisco al pesebre, y que bien lo describe Leonardo Boff en un escrito de estos días navideños.

“La fiesta de Navidad…lo que se celebra es un Dios-niño, que está llorando entre la vaca y el buey, y que no mete miedo ni juzga a nadie. Es bueno que los cristianos vuelvan a esta figura. Arquetípicamente representa al puer aeternus: el eterno niño que, en el fondo, nunca dejamos de ser.

Estos son, pues, los sentimientos que queremos alimentar en esta Navidad en medio de una situación sombría para la Tierra y para la humanidad. Sentimientos de que todavía tenemos futuro y de que podemos salvarnos porque la Estrella es magnánima y el puer es eterno y porque él se encarnó en este mundo y no permitirá que se hunda totalmente. En él se manifestó la humanidad y la jovialidad del Dios de todos los pueblos. Todo lo demás es vanidad.” L.B. (23-12-12).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.