Políticos y Pueblo


Que formula más antigua: políticos y pueblo. De nuevo, como si no aprendiéramos de la historia, están en el escenario social los políticos que se postulan a la candidatura presidencial dentro de sus distintos partidos.
Las elecciones primarias de los partidos riñen con la situación de pobreza y violencia que agobia a Honduras. Para nadie es desconocido que la situación de empobrecimiento de la familia hondureña y la violencia en todos los niveles es el común denominador en todo el territorio.
Sin embargo, que bien funciona la formula: candidatos políticos y pueblo necesitado. Estos personajes públicos de la política, presentan todas sus propuestas orientadas hacia la población más necesitada, ofreciendo su plan como alternativo para rescatar el país. Esta realidad que viven las grandes mayorías empobrecidas de este país, parece que es el “caldo” que le da sabor a la propaganda y propuestas políticas de estos candidatos.


En las calles de este territorio tan bendecido por sus recursos naturales, encontramos el clamor por una patria donde la calidad de vida de todos y todas mejore sustancialmente, donde podamos sentirnos seguros de vivir el presente, y que las generaciones futuras tendrán asegurado la vida: que todos los nacidos son hondureños en total igualdad.
En la fe cristiana se nos invita siempre a tener como referente a Jesucristo, nuestro Maestro y Señor, por eso EL es nuestro modelo de vida. Sabemos por los evangelios que Jesús fue poco aceptado y hasta rechazado en la comunidad donde se crió; pero al mismo tiempo era elogiado por una gran cantidad de pobres, enfermos y pueblo sencillo que reconocía su actuar salvífico y liberador.
El pueblo sencillo experimento en el actuar de Jesús como una novedad el modo de ejercer la autoridad y el poder, en relación con las autoridades que tenían prestigio moral y religioso en aquel tiempo.
Todo creyente en Jesucristo, que lo tiene como Señor de su vida, no puede ser demagogo y jugar con el hambre y las necesidades primarias del pueblo.
Por esta razón, es deseable que los candidatos que están para las elecciones primarias de sus partidos sean creyentes en Jesucristo, para dejarse inspirar por la rectitud, honestidad, sensibilidad y bondad de Jesús de Nazareth. Para que su autoridad ejercida sea desde el servicio a los más necesitados, sin aprovecharse de su fragilidad y pobreza.
La Iglesia católica en Latinoamérica, con respecto a este drama de la corrupción de los políticos y las instituciones expresa: Cabe señalar como un gran factor negativo en buena parte de la región, el recrudecimiento de la corrupción en la sociedad y en el Estado, que involucra a los poderes legislativos y ejecutivos en todos sus niveles, y alcanza también al sistema judicial que a menudo inclina su juicio a favor de los poderosos y genera impunidad, lo que pone en serio riesgo la credibilidad de las instituciones públicas y aumenta la desconfianza del pueblo, fenómeno que se une a un profundo desprecio de la legalidad” (DA 77. 2007).
Este mismo documento señala como causas de la violencia y la corrupción: “Sus causas son múltiples: la idolatría del dinero, el avance de una ideología individualista y utilitarista, el irrespeto a la dignidad de cada persona, el deterioro del tejido social, la corrupción incluso en las fuerzas del orden y la falta de políticas públicas de equidad social” (DA 78. 2007).
Somos creyentes en Jesucristo, por eso nos llenamos de esperanza y nos robustecemos con el amor que nos tiene DIOS PADRE en su HIJO JESUCRISTO, para seguir llevando la Buena Nueva de la Verdad, la Bondad y la Libertad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.