Padre Nuestro... tuyo y mio: Nuestro.



Padre nuestro…que estas en el cielo, en la Madre Tierra, en medio del pueblo, aquí en su historia de resistencia y liberación, con sus esperanzas y sueños. 

Padre nuestro…que hizo salir el sol sobre el dictador y todos lo que lo apoyan, al igual que las mayorías que protestan en las calles y caminos de este territorio hondureño.

Padre nuestro…
En la toma de posesión de la presidencia en Honduras este 27 de enero, que es inconstitucional y fraudulenta en todo su proceso electoral. Se inició con la oración a “dios”, una oración la dirigió un pastor cristiano Evelio Reyes conocido por apoyar a los grupos de poder, y la otra oración fue por un sacerdote Carlo Magno, Canciller de la arquidiócesis de Tegucigalpa. Ambos invocaron al Dios cristiano, uno con la bendición de las autoridades del antiguo testamento, y que fue usada por San Francisco, y el sacerdote católico orando de forma litúrgica y finalizando con el Padrenuestro y la intercesión de la virgen de Suyapa en favor de las autoridades elegidas con fraude electoral.

El Sr. JOH habló de amar al prójimo, de reconciliación, pidió sabiduría a dios, llamó a los hondureños hermano y hermanas, y juramento: ante Dios y mi pueblo y mi familia lo prometo, dios bendiga Honduras. Y dijo que ganaron gracias a “dios”, la madre de todas las batallas, “y dios estaba con nosotros”.

También alardeo sobre los logros de su gobierno, lo que nos deja una duda, ¿si es que somos extranjeros, o está hablando de otra Honduras? porque en esta Patria, no se han visto tales hazañas como lo expresa el señor Juan Orlando Hernández.

Realmente de que “dios” estamos hablando, a que “dios” invocamos, a que “dios” estamos citando y a que “dios” nos acogemos… hoy en un acto político de trascendencia para el pueblo hondureño, “dios” fue el principal nombrado, el principal citado al inicio. Al mismo tiempo se estaba reprimiendo protestas civiles y pacíficas por parte del ejército y la policía, en distintos puntos de la capital y el país. Desde el 26 de noviembre de 2017 se ha estado reprimiendo al pueblo hondureño, grandes mayorías han salido a protestar porque se respete su voto, su voluntad; desde esos días, contabilizamos decenas de asesinatos, principalmente jóvenes, otros encarcelados, perseguidos y amenazados; hechos realizados por grupos armados del Estado o paramilitares. No se ha dejado de actuar con violencia oprimiendo al pueblo pobre que protesta y reclama civilmente, sabiendo que tiene derecho de alzar la voz y pedir justicia, de no aceptar la impunidad y corrupción, que rechaza el fraude electoral junto con el mismo proceso.

Que “dios” se ha proclamado o invocado en este acto político, ¿el Dios bíblico de Israel?; aquel que escuchó el clamor de la injusticia de la opresión, que lo acompañó como pueblo suyo, como un Dios que le importaba la vida de los oprimidos; ese Dios, que actuó liberándolo con el liderazgo de Moisés, uno del mismo pueblo; haciendo que al caminar, tuvieran dignidad de ser pueblo que construye Historia salvífica; solo un pueblo Liberado puede Alabar y reconocer al Dios que lo libera: para ser pueblo de Dios (Ex 3-15).

A cada persona creyente, les incitamos, seguir con profunda mirada crítica sus líderes, políticos y religiosos, y sin dejar de lado, que somos nosotros los protagonistas de esta historia sagrada, y somos nosotros quienes con dignidad, seguiremos defendiendo este suelo bendito en el que hemos nacido por voluntad de Dios, un Dios, que nos acompaña en este proceso de liberación de esta dictadura.



Comentarios

Publicar un comentario

Comparte tu opinión al respecto.

Entradas populares de este blog

Queremos escuchar a los Obispos

COMUNICADO