Fue muy difícil levantarme hoy





Fue muy difícil levantarme hoy


Fue muy difícil, bastante, levantarme hoy, los primeros 15-20 segundos después de despertar no sabía que era: ¿ente, animal, cosa?, lentamente fuí cayendo en razón y asimilé mi humanidad; luego desconocí el lugar en que me encontraba: ¿un valle de lágrimas, un mar de sangre, el cielo, el infierno?, pasaron unos segundos más y no tenía idea del día en que estaba, en eso, como agua fría cayó sobre mi el peso del lunes, el primer segundo día de la semana; orientado ya, me dirigí al baño, mientras, la vida se me volcaba; me miré en el espejo hasta reconocerme, allí estaba, ese viejo de ochenta y tantos años que día a día suele escribirse y reescribirse intentando adaptarse al entorno, en vano.


Aún me mantengo firme con la esperanza y el sueño de algún día cambiar, de rendir respeto al payaso que nos gobierna, e inmutarme mientras festeja en Brasil y hace planes de compra de juguetes de guerra; quiero también sentir que todo pasa por una razón y porque Dios lo quiere así; ser indiferente a la muerte de hondureños, mientras no maten a mi hermano; en pensar que es normal que los niños trabajen en lugar de ir a la escuela, en pensar que hay miles de madres solteras y que bien lo merecen (por coquetas!!); que el pueblo muere en los hospitales (en gran parte por falta de abastecimiento) en las manos de médicos y enfermeras negligentes sin vocación (no todas, no todos).


Además quiero sin miedos empeñar hasta mis huesos y trabajar hasta en mi sueños (mientras duermo), para andar un buen teléfono, vestir bien y conducir un último modelo, para mostrar a quien me rodea que tengo poder adquisitivo, obviando que esa bola de estúpidos a quien quiero impresionar se encuentran en las mismas.

Sólo quiero ser feliz y olvidar ya, que ayer perdió Argentina y que el prototipo  de "PSEUDOHUMILDAD" de la FIFA, ganó el balón de oro.

Buen día amigos y no.
Abrazos fuertes.

Humanito anónimo.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Indígena guatemalteco gana el Premio Ambiental Goldman

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Queremos escuchar a los Obispos