LOS CRISTIANOS ESPERAMOS QUE SE ACLARE EL PARADERO DE ESTE DINERO ROBADO QUE ES DEL PUEBLO HONDUREÑO.



“Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt 5,8)


Estos primeros meses del año en Honduras, se ha develado el escandaloso ROBO de las arcas del Estado en el área de salud, donde está acusado el exministro de Salud, Arturo Bendaña junto con otros funcionarios y trabajadores del Estado. La acusación es por desviar (hacia algún lugar del planeta) 942 millones de lempiras. En este momento al exministro le pusieron medidas cautelares; lo cual no le parece al fiscal especial contra delitos de corrupción, por eso el Ministerio Público apelará la decisión del juez por estar involucrada una gran cantidad de lempiras.

En Honduras, como en otros países de la región, las instituciones y servicios de salud son las más débiles en presupuestos y calidad de profesional; como lo es en cuanto a medicina, personal y material médico, también en infraestructura adecuada para atención de la población. Los pobres, de los que hacen alarde los políticos de servir con atención y solicitud, son los que de nuevo están abandonados en algo tan fundamental como es la salud, la vida de calidad.

Este tema de la pérdida de 942 millones de lempiras, es un robo directo a los pobres de honduras; es un acto de corrupción evidente, mientras no se confirme dónde está ese dinero para la salud del pueblo. ¿Qué hará el actual gobierno, las instancias obligadas de intervenir en la corrupción de los funcionarios?

Estos días, también están visitando el país, miembros del FMI, para revisar la macro economía del país, esto lo realizan con el Estado por medio de la comisión del CN; también se reunieron con los empresarios más poderosos del país. ¿Se habrá dado cuenta el FMI, de este escándalo de corrupción de millones de lempiras? ; ¿le importa al FMI, estos actos de corrupción que se dan en el país? ; ¿le importan los pobres de Honduras al FMI, a los empresarios? ; ¿cómo entran los empobrecidos en la macroeconomía?

Cuanto necesitamos de hondureños con rectitud y principios éticos que actúen con justicia, verdad y solidaridad en todos los ambientes de la vida cotidiana. Necesitamos de corazones donde la honradez y compasión sean la bandera que llevan durante la vida. Cuánto bien hacen personas con una rectitud ética, que laboran en los distintos ministerios e instituciones del Estado, cuanto necesitamos de estas personas como servidoras del pueblo.

En nuestro país, no es automático, que las personas de creencia cristiana actúan siempre con rectitud ética que valora y cuida la vida, en especial la vida de los empobrecidos. Toda Iglesia o comunidad creyente en Jesucristo debe tener como parámetro ético-religioso las bienaventuranzas (Mt 5).

LOS CRISTIANOS ESPERAMOS QUE EL GOBIERNO ACTUAL ACLARE EL PARADERO DE ESTOS FONDOS QUE SON PARA QUE EL PUEBLO HONDUREÑO TENGA MEJOR VIDA.

Anunciamos con fe y esperanza para nuestro país, la profecía del profeta Isaías:



“Así habla el Señor, sí, yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva. No quedará el recuerdo del pasado ni se lo traerá a la memoria, sino que se regocijarán y se alegrarán para siempre por lo que yo voy a crear…Ya no habrá allí niños que vivan pocos días ni ancianos que no completen sus años, porque el más joven morirá a los cien años y al que no llegue a esa edad se lo tendrá por maldito.
Edificarán casas y las habitarán, plantarán viñas y comerán sus frutos…” (Is 65,17-21).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.