La propuesta de Francisco de Asís: hacia una nueva sensibilidad y espiritualidad de la creación







La propuesta de Francisco de Asís: hacia una nueva sensibilidad y espiritualidad de la creación

Fr René Arturo Flores OFM


Francisco de Asís, es conocido por su buena relación con la naturaleza y los animales, por un trato respetuoso y cordial con todos los seres del planeta. Desde hace más de 34 años es considerado el patrono de la ecología. Muchas imágenes religiosas lo ponen con algún animalito de “la hermana madre tierra”.

Hagamos un acercamiento a la oración y poema del “cántico al hermano sol o de las criaturas”, que dice cómo pensaba, sentía y vivía Francisco la fe en la creación.

Altísimo, omnipotente, buen Señor,
tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor y toda bendición.

A ti solo, Altísimo, corresponden,
y ningún hombre es digno de hacer de ti mención.

Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas,
especialmente el señor hermano sol,
el cual es día, y por el cual nos alumbras.

Y él es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.

Loado seas, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las has formado luminosas y preciosas y bellas.

Loado seas, mi Señor, por el hermano viento,
y por el aire y el nublado y el sereno y todo tiempo,
por el cual a tus criaturas das sustento.

Loado seas, mi Señor, por la hermana agua,
la cual es muy útil y humilde y preciosa y casta.

Loado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual alumbras la noche,
y él es bello y alegre y robusto y fuerte.

Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre tierra,
la cual nos sustenta y gobierna,
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba.

Loado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor,
y soportan enfermedad y tribulación.

Bienaventurados aquellos que las soporten en paz,
porque por ti, Altísimo, coronados serán.

Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la muerte corporal,
de la cual ningún hombre viviente puede escapar.

¡Ay de aquellos que mueran en pecado mortal!:
bienaventurados aquellos a quienes encuentre en tu santísima voluntad,
porque la muerte segunda no les hará mal.

Loado y bendecid a mi Señor,
y dadle gracias y servidle con gran humildad.



“El cántico al hermano sol o de las creaturas” (1224 y 1226), es una obra literaria clásica de la edad media en Italia. Es una poesía escrita con la lengua popular umbro, propia de la región.

Es un cántico o alabanza, que expresa un canto nuevo, una espiritualidad nueva, que anuncia un “cielo y tierra nueva”; es un canto a la gratitud por el inmenso amor del Dios “todo Bueno, sumo bien, bien total”.

¿De dónde sale este cántico en la vivencia de Francisco? Esta pregunta la han respondido varios autores de manera profunda, tratemos de decir algo significativo. Esta oración de alabanza expresa la profunda sensibilidad humana y la experiencia del Dios Creador, dador de vida en Francisco Asís; también, la vivencia del Dios Encarnado en la historia humana, la fe y amor a Cristo pobre y crucificado.

Es una oración que muestra la reconciliación interior e integral de un humano creyente; primero, con todo aquello que llevamos los humanos: nuestras debilidades, fragilidades y enfermedades, esos límites devastadores y oscuros que están en nuestro interior; también, es una reconciliación con las criaturas, con el planeta y el cosmos: Francisco se experimenta parte del planeta, él se considera uno más entre todas las creaturas: Francisco pertenece a la tierra.

Francisco no se relaciona con la creación dominándola y sometiéndola a sus intereses egoístas, sino que reconciliado consigo mismo, puede reconciliarse con la creación entera. Francisco puede actuar y ubicarse en este planeta como hermano, porque es pobre, porque desea no poseer nada para sí de lo que existe en el planeta; solo quiere experimentar el amor de Dios en todo lo creado, incluyéndose él como primera criatura hecha a imagen y semejanza del Creador.

Es un poema existencial, dice el modo de estar en el planeta: como un humano reconciliado con el “humus”, que define nuestra condición de criaturas. En términos de antropología teológica, los humanos somos “barro” e imagen del Dios creador en cuanto condición esencial, somos amor porque ese Dios creador actuó con amor al crear el planeta tierra con todos los habitantes (Gn 1-2,4).

En toda esta alabanza a la creación, Francisco expresa el lugar donde se da la Gracia de Dios: en “la hermana nuestra madre tierra”; no hay otro espacio existencial, donde podemos experimentar el amor creador de la Trinidad, que este espacio llamado planeta tierra. La espiritualidad que se contempla en esta oración de Francisco, deja fuera esa mentalidad dualista occidental que divide la VIDA y la FE, fragmentando la espiritualidad en su totalidad.

Solo un corazón dilatado por el amor pleno, que nace de esa experiencia del Dios Creador, Misericordioso y Salvador, puede sentirse, ubicarse y relacionarse como creatura reconciliada con las otras criaturas.

Esta alabanza orienta nuestra espiritualidad cristiana a vivir en aceptación de los límites humanos, en actitud positiva y reconciliada ante la vida, hermanados con toda la creación, reconociendo la presencia bondadosa de las criaturas y la fuente de vida que es la “madre tierra”. Se trata de tener una mirada positiva del mundo en su totalidad.

Este cántico y la vida de Francisco son una propuesta de espiritualidad, un camino de reconciliación, fraternidad y gratitud ante la bondad de la vida en todo el planeta. En este camino espiritual, la mirada del discípulo de Jesús es: de bondad y gratitud por la creación, de asombro ante la belleza de cada parte de la “madre tierra”, de contemplación del misterio de amor que encierra cada ser viviente.

Este camino espiritual, es contrario a la propuesta de globalización económica y cultural del actual sistema imperante. Donde las criaturas son utilizadas como mercancías, objeto de explotación y materia prima para beneficio de unos pocos que con su poder dominan el planeta, en detrimento acelerado de muchos pobres y de la “hermana madre tierra”.



Biografía:

1. Garrido, Javier, OFM. Francisco de Asís Contempla a Jesús. EFARANTZAZU, 2012.

2. Leclerc, Eloi, OFM. Un Maestro de Oración: Francisco de Asís. EFARANTZAZU, 2010.





Fr, Rene Flores. ofm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Indígena guatemalteco gana el Premio Ambiental Goldman

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Queremos escuchar a los Obispos