Sigue desangrando la patria, con la muerte de sus hijos…





Sigue desangrando la patria, con la muerte de sus hijos… 


La anécdota siguiente no es una escena de las películas violentas y sanguinarias que produce los cineastas de Hollywood en los Estados Unidos, es un hecho real de nuestra situación dolorosa de Honduras.

Sherlyn una niña de 6 años, que ya estudiaba en una escuela (Choloma, San Pedro Sula), todos los días al finalizar las clases por las tardes se juntaban con su prima de 12 años para regresar juntas a su casa en transporte público. El lunes 15 de abril de regreso con su primita, en el bus que viajaban fue asaltado y desatándose dentro un tiroteo, una de las balas le quito la vida de Sherlyn. La prima la tomo cargándola y la llevo a su casa donde las esperaba la abuela, pero ya estaba muerta. La semana pasada murió un niño de tres años, por una bala perdida de un enfrentamiento en su barrio. El 16 de abril en Comayagüela muere en un tiroteo una menor de 17 años, cuando esta regresaba de clases acompañada por sus parientes, los cuales murieron (El Heraldo).

Hacia dónde nos dirigimos como sociedad, como una nación en donde todos los nacidos en Honduras tienen los mismos derechos y deberes civiles, en igualdad de dignidad. Porqué nos estamos asesinando, en especial a los menores que empiezan este camino de la vida, junto con los jóvenes que están soñando con un futuro que lo ven venir en estas tierras catrachas.

“La tasa de homicidios de Honduras dejó de aumentar en 2012 y se ubicó en 85.5 por cada 100,000 habitantes, pero aún sigue siendo la más alta del mundo, según un informe dado a conocer este miércoles por el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

“En 2011 la tasa (de homicidios) estaba en 86.5 por cada 100,000 habitantes y en el 2012 se redujo a 85.5”, precisó Julieta Castellanos, rectora de la UNAH.

Lo más “significativo” no es la baja de un punto del año pasado con respecto al precedente, sino que la tasa de homicidios, la más alta del mundo, “no creció con la misma tendencia” que traía, pues “siempre hubo un aumento de 7 a 8 puntos” cada año, apuntó la rectora. De acuerdo con el informe del Observatorio de la Violencia, en 2011 fueron asesinadas 7,104 personas, mientras que en 2012 la cifra fue de 7,172 , cifras que una vez relacionada con el crecimiento de la población, resulta en una reducción de un punto porcentual.

Castellanos explicó que el 77% de las víctimas fueron jóvenes de entre 20 y 30 años…En 2012 mensualmente se registraron 598 homicidios, con un promedio de 20 víctimas diarias.” (La Prensa).

“El Señor les de la paz”, este fue el saludo de Jesús resucitado a los discípulos y discípulas, cuando fue a buscarlos porque estaban encerrados por temor a los perseguidores del sanedrín: el temor tenía paralizado a los seguidores de Jesús.

En estos momentos en Honduras, necesitamos el Espíritu de la Verdad, el Consolador y dador de Vida; el espíritu profético de Jesús, para retomar la misión de anunciar la Buena Noticia del Reino de Dios con la sencillez y audacia evangelica. Es tiempo de orar por los enemigos, de poner la otra mejilla, de perdonar setenta veces siete, de tener hambre y sed de justicia, de trabajar por la paz para que nos llamen hijos e hijas de Dios.


Comentarios

  1. Si, es perdonar, trabajar por la paz, es poner la otra mejilla, me pregunto cómo hacer para el que causa el dolor sienta esta reflexión..?? Cierto hay que orar por ellos, pero siento que debemos orar más por nosotros para que el Espíritu del Señor nos fortalezca, para ser verdaderos discípulos(as) que busquemos a los que están causando tanto dolor e ir anunciarles la Buena Nueva, son personas sin AMOR porque quizás no lo tuvieron y no lo tienen, o su ambición los ha llevado a extremos de no importarles el dolor de sus hermanos, pués son seres sin sentimientos, que el Señor nos ayude a ser sus heraldos sin miedo cuanto AMOR HACE FALTA en la Iglesia para COMPARTIR y en el corazón de los que causan el dolor asesinando, matando inocentes, robando…. para RECIBIR. Sigamos orando con un corazón contrito y humillado, porque es doloroso y vergonzoso VER, JUZGAR y NO ACTUAR

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comparte tu opinión al respecto.

Entradas populares de este blog

Indígena guatemalteco gana el Premio Ambiental Goldman

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Queremos escuchar a los Obispos