SAN FRANCISCO Y LA NAVIDAD





SAN FRANCISCO Y LA NAVIDAD


A continuación presentamos la narración de la época de san Francisco, donde se presenta como él vivió el acontecimiento de la Navidad:
“Francisco conocía bien aquel paraje y sentía vivos deseos de celebrar allí la fiesta de Navidad. En la paz recobrada por su alma, el mundo se  transfiguraba con signos sacramentales; al meditar durante el adviento el misterio de Belén, sentía un deseo vehementísimo, cual no lo sintiera anteriormente, de tener la visión de Cristo sobre la tierra. 


La dulzura de la condescendencia divina había penetrado en su alma con vital insistencia; en espíritu contemplaba la pobreza del nacimiento de su Señor, por el amor iluminada, y quería más todavía, a saber, la visión material de lo que espiritualmente adivinara. Quería ver este misterio de amor en su forma terrena y realizar con su representación el desposorio del cielo y de la tierra; y hacer de esta suerte que Dios habitara de nuevo entre las cosas temporales…
…Cuando, después del Evangelio, se adelantó a predicar, sintió la muchedumbre como que un misterio oculto iba a ser realmente revelado a sus ojos; el predicador le comunicaba su propia visión de Belén y la hacía estremecer con sus emociones personales. Parecía haber perdido la noción del concurso de gente que le rodeaba y no ver más que al Divino Niño, a su cuidado maternal, acariciando por la pobreza y adorado por la sencillez. Tiernamente le saludaba, llamándole “Niño de Belén” y “Jesús”, y al pronunciar estos nombres parecía paladearlos con extraordinaria dulzura; y la palabra “Beth-le-em” la exhalaba con una entonación cual si fuese el balido de adoración de las ovejuelas de las colinas de Judea…” (LM 10,7).
Todo el corazón de Francisco de Asís se movía en ternura, en bondad, al experimentar por medio de la contemplación el misterio de un Dios que toma condición humana, con toda la plenitud frágil  de lo humano. Es realmente admirable, y un tanto absurdo, que el Todopoderoso y Omnipotente Señor de la vida, el Creador de todo lo que existe, se halla ubicado desde el lugar de los pobres, de los sin poder.
El tiempo de Navidad es cada vez más irónico, porque es totalmente lo contrario de lo que significa en sí. Nuestra sociedad consumista se centra estos días, en comprar bienes y artículos materiales.
La Navidad se entiende como un tiempo de consumir “algo”, comprar un bien material que “deseado”. Es que allí está el asunto, en el “deseo”, porque estos comerciantes modernos (empresarios), buscan con habilidad y profesionalismo tocar el mundo interior de las personas, ese lugar sagrado que es como el sagrario donde puede habitar el AMOR DEL PADRE, DE SU HIJO JESUS Y LA PRESENCIA DEL ESPIRITU.
Estos comerciantes de la globalización económica, son unos profanadores de “templos”, porque entran al lugar “sagrado” que está en el interior de los humanos, porque lo hacen de manera sutil, engañosa y manipuladora, con alevosía y ventaja.
Recuperemos el sentido de la Encarnación de Dios, el sentido del nacimiento como lo hizo san Francisco: un Dios que asume la condición de pequeño y frágil, que se presenta con ternura y bondad, que opta por el lugar y la condición de los pobres, de los que no tienen donde reclinar la cabeza, de los perseguidos, de los últimos. 

Comentarios

  1. Hermosa reflexión, de como San Francisco veia la Navidad, que hoy iniciemos juntos un plan de amor y enseñanza para que el año 2013 tengamos en nuestros corazones el sentir, el vivir la navidad, como dice su reflexión: "que nuestro corazón es como el sagrario donde puede habitar el AMOR DEL PADRE, DE SU HIJO JESUS Y LA PRESENCIA DEL ESPIRITU". Adelantemonos a los comerciantes que una vez que termina el año inician un estudio para ver como en la navidad del año 2013 nos volveran a engañar con sus ofertas y artículos....con el consumismo que nos hacen dependientes de productos innecesarios en nuestros hogares......que el Señor nos de la fortaleza de iniciar este camino para que "Recuperemos el sentido de la Encarnación de Dios, el sentido del nacimiento como lo hizo san Francisco"....Dalin.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comparte tu opinión al respecto.

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.