No Violencia contra las Mujeres.

En el mundo, una de cada cuatro mujeres ha sido violada en algún momento de su vida.

No Violencia contra las Mujeres

“Todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vía pública o en la vía privada”.




“Cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió su Hijo, que nació de mujer…” (Ga 4,4). Estos días en la espiritualidad cristiana católica celebraremos el tiempo de “adviento”, un tiempo preparativo para la navidad. En este acontecimiento del Dios encarnado en la historia humana, las mujeres llevan un papel protagónico. La historia de Salvación se tejió en el seno materno de una mujer plenamente humana e histórica.
También estos días, el 25 de noviembre, se celebró el día decretado por las Naciones Unidas como: Día internacional de no Violencia contra las Mujeres. La institución define como “violencia de la mujer”:
“Todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vía pública o en la vía privada”.
En este tiempo de cultura global, de economía de mercado y de una sociedad excluyente, los informes internacionales plantean que:
“Las mujeres de todo el mundo son objeto de violación, la violencia doméstica y otras formas de violencia, y a menudo están ocultas la escala y la verdadera naturaleza de la cuestión.
  • En el mundo, una de cada cuatro mujeres ha sido violada en algún momento de su vida.
  • Dependiendo del país, entre una y tres de cada cuatro mujeres son maltratadas físicamente en sus hogares de forma habitual.
  • Cerca de 120 millones de mujeres han padecido mutilaciones genitales.
  • Las violaciones han devastado mujeres, niñas y familias en los recientes conflictos en Ruanda, Camboya, Liberia, Colombia, Somalia, Uganda y en la antigua Yugoslavia”.
En lo referente a Honduras, “el Centro de Derechos de las Mujeres estima que entre el año 2001 al 2008, 1,254 mujeres perdieron la vida a manos de sus parejas” (PNUD). Este dato de años anteriores es alarmante a nivel regional.
“De los 1,010 asesinatos de mujeres que tuvieron lugar de 2008-2010 en el país, solamente uno de cada cinco fue llevado ante los tribunales, y solamente 5.6% del total de casos de asesinatos resultaron en condenas” (informe de mujeres SP. 2011).
“Hasta el 70 por ciento de mujeres experimenta violencia en el transcurso su vida. Según los cálculos, entre 500,000 y 2 millones de personas son traficadas anualmente en situaciones que incluyen prostitución, mano de obra forzada, esclavismo o servidumbre. Mujeres y niñas suman alrededor del 80 por ciento de las víctimas detectadas”. (UNITEH. 2012). “La violencia contra las mujeres se incrementa en el país cada día,  sólo en el 2012 han ocurrido más de 450 muertes violentas de mujeres” (CEM-H.2012).
Estos datos anteriores nos muestran con dolor la situación de la mujer. Seguimos siendo una sociedad, en el siglo XXI, que trata con violencia y asesina sus mujeres. Parece que somos una cultura donde el machismo está creciendo junto con la violencia doméstica, esto es una vergüenza, aún sabiendo que todos dependemos de una mujer.
Es bueno preguntarnos a lo interno de la Iglesia católica: ¿seguimos permitiendo el machismo en las prácticas pastorales? ; ¿en nuestras acciones pastorales, hay discriminación y violencia contra la mujer? ; ¿todavía consideramos a la mujer causante de los llamados “pecados de moral-sexual”?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Indígena guatemalteco gana el Premio Ambiental Goldman

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Queremos escuchar a los Obispos