Masacre en Guatemala (04 de octubre 2012)

hombres y mujeres de Totonicapán desfilaban este viernes ante los ataúdes de las seis víctimas de la matanza del jueves 4 de octubre, que eran velados en el parque central de la localidad.



Siete de ellos fueron muertos y unos 40 heridos el 4 de octubre, cuando las fuerzas de seguridad atacaron a un bloqueo de carreteras protesta de campesinos indígenas mayas de las tierras altas de Guatemala, departamento de Totonicapán.

Los manifestantes estaban bloqueando la intersección Cuatro Caminos, un punto de encuentro de las carreteras que unen las ciudades de Totonicapán, Quetzaltenango, Huehuetenango y la capital, Ciudad de Guatemala. 

Presidente Otto Pérez Molina inicialmente negó que los soldados en la escena estaban armados, diciendo que la violencia comenzó cuando un guardia de seguridad privado en un camión de carga disparó su arma de fuego en un intento de borrar la multitud. Después de diarios de Guatemala publicó fotografías de la escena claramente que muestra a soldados armados con fusiles, Pérez cambió su historia, admitiendo que las tropas estaban armados pero diciendo que sólo dispararon al aire después de que los manifestantes "intentaron linchar" de ellos. Un guardia de seguridad privada y los siete soldados que dispararon sus armas están siendo investigados por las autoridades civiles, pero el ministro de Defensa Ulises Anzueto dijo que las tropas permanecerán en el ejército hasta la finalización de la sonda. Ocho soldados supuestamente heridos en el enfrentamiento fueron presentados a los periodistas en la conferencia de prensa Anzueto en la capital.


Fiscalía de Derechos Humanos de Jorge de León confirmó que los depósitos de la munición utilizada por los estándares de emisión del ejército israelí rifles de asalto Galil fueron encontrados en la escena, así como los depósitos de otro tipo de munición, que presumiblemente disparada por el guardia de seguridad. La manifestación fue organizada por el Comité de los 48 cantones de Totonicapán, para oponerse a las crecientes tasas de electricidad y las reformas constitucionales y educativas propuestas por Pérez. El Comité dijo que cuando ocurrió el ataque, algunos de sus dirigentes estaban en la ciudad de Guatemala a la espera de reunirse con Pérez.


Otra organización popular local llamado el Consejo Político Oxlajuj Baktun-la decimotercera Baktun Consejo Político, una referencia al ciclo calendárico maya que llega a su fin este año, emitió una declaración después de la masacre llamado a la comunidad internacional para establecer una comisión permanente en Guatemala para documentar "la represión, la militarización y la persecución de dirigentes indígenas y comunitarios." El comunicado acusó al gobierno de violar los acuerdos de 1996 que pusieron fin a la larga guerra civil de Guatemala, y garantiza el derecho a la oposición política libre.


Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay ha enviado una delegación a Guatemala para investigar los hechos de la masacre. Pillay visitó Totonicapán durante su misión a Guatemala en marzo, señalando que aunque los pueblos indígenas constituyen la mayoría en el país, siguen siendo objeto de exclusión y negación de sus derechos humanos. Guatemala fue uno de los primeros signatarios de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que pone de relieve que los pueblos indígenas tienen el derecho a participar en la toma de decisiones en las cuestiones que afecten a sus derechos.

En los funerales de los caídos en la plaza central de la ciudad de Totonicapán el 5 de octubre, miles de residentes locales se reunieron para exigir justicia en el caso 




Comentarios

Publicar un comentario

Comparte tu opinión al respecto.

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.