En tu mesa, Jesús.


Con quién pasamos nuestra vida, tiempo y abrazo
Con quién nos sentimos cómodos y alegres
Con quién compartimos el pan, la mesa y la bebida
Con quién estamos tiempo sin tiempo
Con quién compartimos la eucaristía
Con quién Jesús pasaste tu tiempo, con quién te sentaste a la mesa,
A quién defendiste con tu vida, a quien sanaste, a quién acogiste y liberaste
A quién lo miraste con compasión y te acercaste
Dónde te quedaste Jesús, dónde vives, dónde te encuentro…

Allí con los que no cuenta, los que están fuera de la iglesia, los que no cumplen las leyes católicas,
Los que supuestamente no actúan bien moralmente, ni se portan bien, los que nos estorban…
Donde vives Jesús…
Quiero experimentar tu amor Jesús, para amar como vos, como vos nos amas, más allá de nuestro egoísmo, comodismo e insensibilidad, quiero ser tu discípulo, abraza mi corazón y llévalo al tuyo
Quiero seguir aprendiendo a amar, caminando en la historia con los perdidos y que no cuentan,
Con los proscritos, los que no pueden recibir los sacramentos, los que están fuera de la Iglesia, los que no entran en nuestros grupos religiosos, los que no cumplen con los requisitos de ser católicos, con los desposeídos, con los moralmente mal vistos, con los que tú mi Buen Señor estuviste siempre, amándolos, como me amas a mí…
René Arturo Flores



Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.