Pronunciamiento de la Vida Religiosa Nuevas Generaciones sobre la problemática Nacional

¡Basta ya De tanta violencia, de tanta injusticia!


Pronunciamiento de la Vida Religiosa Nuevas Generaciones sobre la problemática Nacional

“Hombre, ya te he explicado lo que está bien, lo que el Señor desea de ti: que defiendas el derecho y ames la justicia y que seas humilde con tu Dios (Miq 6,8)”

La Vida Religiosa Nuevas Generaciones, reunida en el II Congreso Nacional “Llamados a Integrar la Creación desde la Fe y la Justicia” en Valle de Ángeles, Tegucigalpa. 
No podemos más que alzar nuestra voz para unirnos a este grito de clamor por la justicia, por la paz; en estos pueblos como Nueva Esperanza, en el Municipio de Tela, El Corpus en Choluteca, Santa Bárbara, El Negrito, Yoro, Agalteca Cedros en Francisco Morazán y otros más, que luchan en contra de la explotación minera que tanto daño hace a los recursos naturales que son estos su medio de vida además como principal razón que son un Don de Dios, un regalo común que Él nos hizo a todos y por tanto, estamos todos comprometidos a cuidarlo y protegerlo sobre todo de aquellas manipulaciones que lo destruyan.

Por lo tanto, hacemos un llamado a las autoridades que tienen como finalidad velar por los intereses comunes de la nación así como de los recursos, a que dediquen sus esfuerzos y acciones a este fin con honestidad y transparencia, con dedicación y esmero, con prontitud y eficacia para que el pueblo pueda experimentar en hechos su acompañamiento y labor a favor de todos.

Entre nosotros hay Hermanas y Hermanos religiosos que han sido víctimas de amenazas a ellos y a la gente con la que comparten el compromiso eclesial por el simple hecho de acompañar, de escuchar, de sentir con los que directamente sufren estos abusos, agresiones e intimidaciones. Donde lo único que los mueve es la conciencia del Proyecto de Dios para el Pueblo, para todos y no pudiendo ser indiferentes a todo lo que desvía este sueño de El para con nosotros. Exhortamos a las autoridades de los lugares donde ellos habitan para que les ofrezcan la debida protección y seguridad que les garantice la tranquilidad de su vida para que puedan seguir libremente caminando con el pueblo que Dios y la Iglesia les ha confiado.

Somos conscientes ahora de esta lucha así como de los esfuerzos por acallarla, por truncarla y desgraciadamente esto por parte de las mismas personas que deberían promoverla, protegerla, ya que son las mismas autoridades a las que se ha denunciado toda esta situación las que lejos de solucionarla buscan la manera y casi siempre violenta de silenciarla pasando hasta sobre la vida de la misma gente. Así como lo que se está haciendo en contra de Berta Cáceres, Tomás Membreño y Aureliano Molina no es un juicio sino un acto político contra la sangre indómita de Lempira y su pueblo.

¡Basta ya! De tanta violencia, de tanta injusticia, de tanta corrupción fruto del interés egoísta producido por la ambición de poder. Que ha empobrecido las conciencias, las voluntades, los valores, hasta el punto de preferir crear Ciudades Modelos en Amapala, en Aldea Suyapa y en otros que albergaran a unos pocos por no pensar en la vivienda de millones que viven en lugares indignos que no cubren ni la más mínima de las necesidades básicas que por derecho tenemos todos. Empezando porque no se cumple ni el primer derecho de poseer una porción tierra donde empezar a construir algo que puedan sentir como propio, como es el caso de Zacate Grande que llevan más de veinte años queriendo legalizar sus tierras, pero que con seguridad si estas fueran codiciadas por grandes empresarios como los que a diario vemos en los medios de comunicación buscando comprar con ridículos regalos los votos del pueblo, las legalizarían en unas pocas horas hasta con documentos que dejan entrever su legalidad.

Concluimos que como Vida Religiosa Joven, que pone sus energías en la búsqueda de la protección de la vida y la creación sean escuchadas nuestras peticiones que no tienen otro fin que favorecer el bien común de nuestros pueblos desde la justicia y verdad. Como Monseñor Oscar Arnulfo Romero, profeta y mártir del pueblo salvadoreño decimos que “La Gloria de Dios es que el pobre viva”. Pero que viva en justicia y en solidaridad, que se logrará solo con el cumplir con ellos lo que por dignidad y derecho les corresponde.





Tegucigalpa, Honduras, 15 de septiembre de 2013.

Comentarios

  1. Que hermoso es leer el sentir, el pensar de jóvenes llenas /os del Amor del Padre que con la fuerza que sale desde sus corazones y de todo su ser es el deseo que se cumpla el Evangelio,,,que el Reino es de los Pobres, que el Buen Padre las siga llenando de fortaleza y gracia por el trabajo que realizan por los más desprotegidos, oremos con mucha fe y suplicándole al Señor que nuestro pueblo levante su rostro y no se deje seguir pisoteando y robando lo que es de ellos para que vivan con dignidad

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comparte tu opinión al respecto.

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.