Humildad y Bondad


Humildad y Bondad




Salve! Reina sabiduría!, el Señor te salve con tu hermana la santa pura sencillez.

Señora santa Pobreza! , el Señor te salve con tu hermana la santa Humildad. Señora santa caridad!, el Señor te salve con tu hermana la santa obediencia.

Santísimas virtudes!, a todas os sabe en Señor, de quien venís y procedéis.



A quien le habla Jesús?
A TODOS

Rompemos las fronteras
En el Amor

No hay límites para el corazón que sigue a Jesús.
Es cruzar la barda de la imagen,
En el lugar que estemos así seremos tratados?
De ir a lo profundo de nuestra verdad
Somos humanos fortalecidos en El Espíritu.

Dios no dejaría nunca a sus pequeños
Nos invita, hay una fiesta!
Quiere compartir su alegría
Con todos.

Y ¿por qué sentirnos mejores que otros,
Por ser elegidos? Si todos fuimos llamados,
Cada uno a su indicada misión,
Cada uno con su propio talento.

¿Por qué desear llegar primero a la meta en este Camino?
Si la meta es el camino.

Es notable el deseo de tener un lugar para muchos.
El humilde, pequeño
No tiene lugar, no tiene casa, su corazón
No tiene riqueza en nada ni en nadie, más que su Padre.

Pero si podemos gloriarnos en algo más:
En nuestras enfermedades, y en llevar a cuestas nuestra propia cruz,
La cruz del Señor Jesucristo.

Somos engrandecidos en nuestros límites,
Porque en cuanto sepamos habitar en plenitud
En cada paso, con lo vulnerables que somos,
Más buscaremos del que nos sostiene y nos ayuda a Caminar.
Bienaventurados los que son pequeños,
Porque Dios tiene puesto sus ojos en ellos.

Comentarios

  1. Que el Señor nos fortalezca en cada uno de nuestros pasos, y así seguir amando nuestras debilidades para que crezca nuestra luz en este camino de anunciar el amor y denunciar por la justicia de una vida nueva, para el Reino.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comparte tu opinión al respecto.

Entradas populares de este blog

Indígena guatemalteco gana el Premio Ambiental Goldman

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Queremos escuchar a los Obispos