jueves, 6 de junio de 2013

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca




La miseria se ensaña con pescadores del Golfo de Fonseca


El colapso del Golfo de Fonseca es una de las peores desgracias que actualmente golpean con toda su crueldad a los pescadores artesanales que viven a lo largo de la línea costera del pacífico, desde la frontera con El Salvador hasta la de Nicaragua.

Como si la miseria fuera privilegio de estos marinos, cada día sus familias se sumergen en las condiciones más paupérrimas y deplorables.

Sus casas levantadas con madera del mangle, con paredes hechas de pedazos de cartón, plásticos, de latas viejas y techadas con las palmas de los cocos, son verdaderos refugios del hambre, de la desesperación, de la angustia.

En el Golfo no solo se están agotando los peces, sino también todos aquellos productos que la gente saca de los manglares, como los curiles, los cangrejos, incluso los huevos de tortuga.

Se estima que unos 16,000 pescadores explotan los recursos marinos del Golfo de Fonseca.

La mayoría de estos hogares carecen de alimentos, otros no tienen ni agua potable y hay quienes carecen de todo. La calamidad es abrumadora, chocante. En este mundo de penurias los que más sufren el impacto son los niños, muchos no solo aguantan hambre, tampoco van a la escuela, los más desafortunados están enfermos sin posibilidades de ser llevados a un hospital y los que empiezan a desarrollar su fuerza, se van con sus padres a faenar.

La pobreza que azota los hogares de los pescadores está generando que muchos menores también abandonen sus estudios y se dediquen a pescar, lo poco que aún queda en el Golfo.

Olvido De acuerdo con el pescador Moisés Osorto, presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales del Golfo de Fonseca (Apagolf), la miseria en que viven los pescadores es generalizada a nivel de toda la costa del pacífico. “Aquí el pescador no vive en extrema pobreza, sino en extrema calamidad. Hay días que en sus casas no encienden los fogones para darle de comer a sus hijos porque no tienen alimentos, ni el recurso económico para adquirirlo”.

Ante el olvido de los gobiernos, las únicas ayudas que desinteresadamente reciben los marinos provienen de la Iglesia Católica y de la cooperación internacional, a través de Organizaciones no Gubernamentales (ONG) sostuvo.

La ONG Se Pudo y la organización española Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad (MPDL) han construido varias viviendas en la denominada colonia la Coquera, favoreciendo a un centenar de pescadores.

De igual manera, la Iglesia Católica a través de Cáritas ha ejecutado otros proyectos de viviendas en varias comunidades, uno de ellos está en la comunidad de La Boca del Río Viejo.

Apagolf, explicó Osorto, es una organización que desde su fundación viene luchado para que los gobernantes escuchen las voz de los pescadores y les ayuden a resolver una gran cantidad de problemas que enfrentan.

Para Enrique Vigil, otro pescador retirado, en la comunidad de Guapinol, la miseria en que actualmente viven sus colegas no solo es producto de la decadencia de los recursos en el mar, sino de la actitud sumisa que estos hombres han adquirido con el tiempo.



“Aunque su pobreza cada día se acentúa, ellos parece que están conformes como viven, no levantan cabeza”, criticó Vigil.

Leer más en: http://www.elheraldo.hn/Secciones-Principales/Al-Frente/Honduras-La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión al respecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...