COMUNICADO DE LOS FRAILES DE HONDURAS (persecución de la Iglesia)



SOLIDARIDAD DE LOS FRAILES MENORES DE HONDURAS CON LA CONGREGACION DE LOS MISIONEROS CLARETIANOS DE CENTROAMERICA, Y LOS CONFLICTOS RELACIONADOS CON LA EXPLOTACION MINERA EN LA POBLACION DE LA DIOCESIS DE CEIBA, ATLANTIDA.


“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia…bienaventurados los que trabajan por la paz… bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia” Mc. 5, 6-11

Los frailes Franciscanos OFM en Honduras, animadores de la Justicia, Paz e Integridad de la Creación; después de conversar con distintos representantes de organizaciones ambientalistas, religiosas y de Derechos Humanos, sobre los acontecimientos ocurridos en las comunidades del sector Florida en el Departamento de Atlántida y el pronunciamiento hecho por la Congregación Claretiana, nos unimos al comunicado de la Congregación resaltando en lo que expresan:

1. “Repudiamos el clima de desasosiego que impera en las comunidades propiciado por elementos armados a sueldo que atemorizan y hostigan a quienes se oponen a tan nefasto proyecto, así como la participación de la Policía Nacional en la represión y persecución emprendida contra los dirigentes de las comunidades campesinas que se organizan para rechazar este proyecto minero.

2. Exhortamos a las autoridades civiles a cumplir con su deber de someter a consulta e informar a la ciudadanía de los proyectos que puedan impactar a las comunidades y cuyas consecuencias podrían originar daños irreparables al medio ambiente.

3. Solicitamos la realización de una exhaustiva investigación judicial a las autoridades competentes del Ministerio Público y la Defensoría de los Derechos Humanos a fin de que se identifique alos autores intelectuales y materiales, responsables de los hechos de violencia acaecidos recientemente, de manera que sus delitos no queden impunes y sean sancionados ejemplarmente conforme la ley”.



Expresamos nuestra preocupación y desaprobación de todo lo que afecte la paz y armonía en la población, la integridad de la vida humana y de la Madre Naturaleza, por tanto:

· Instamos a las autoridades gubernamentales y municipales que cuiden de la vida e integridad física del sacerdote César Espinoza misionero de la Congregación de los Claretianos, y a los dirigentes de las respectivas comunidades. También, a las empresas involucradas, la obligación ineludible de respetar los Derechos de la Persona Humana y los recursos naturales propios de la zona.

· Nos preocupa los actos de violentos, en especial de grupos armados que causan terror en las comunidades. También, que estas situaciones se conviertan en conflictos sociales, creando división en las mismas comunidades.

· Que los estudios hidrológicos e hidrogeológicos que demuestren técnicamente que la disponibilidad de agua para las comunidades no será afectada y los puntos de acta o certificaciones de la aceptación del proyecto por parte de las comunidades.

Estamos unidos, desde nuestro carisma franciscano de ser promotores de Paz, Justicia e integridad de la Creación, con el sentir y actuar de nuestros hermanos Claretianos, cuando expresan en su comunicado:



“Ratificamos que la relación del P. César Espinoza con las comunidades del sector Florida se enmarcan en el Evangelio de Jesús, la Doctrina Social de la Iglesia, el Magisterio de la Iglesia Latinoamericano y las directrices de nuestra Congregación Religiosa.

La actuación del P. César, se enmarca dentro del compromiso cristiano y como pastor de las comunidades que se le ha encomendado, frente a situaciones que requieren el acompañamiento cristiano y humanitario de misioneros como él, ante evidentes violaciones contra los derechos humanos de las personas y de las comunidades. Afirmamos que su praxis pastoral se enmarca en la praxis pastoral de Jesús que anunció el Reino de Dios: reino de vida, fraternidad e igualdad para todos. Y en las palabras de Jesús que nos dice: “Yo he venido al mundo para que tengan vida en abundancia” (Jn 10,10). Por lo tanto, como Congregación Religiosa establecida por más de 40 años en Honduras, y de manera particular, en el Departamento de Atlántida, nos solidarizamos, apoyamos y respaldamos el trabajo misionero que realiza el Padre César Espinoza ,CMF., en esa región”.

Concluimos motivados por ser fieles a lo que nos dice nuestras Constituciones Generales: “Los hermanos, seguidores de San Francisco, están obligados a anunciar el Evangelio al mundo entero, a predicar con las obras la reconciliación, la paz y la justicia y a mostrar un sentido de respeto hacia la creación" (CCGG 1).

Tegucigalpa, Honduras, 24 de junio del 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.