lunes, 19 de noviembre de 2012

Ser luz en tiempos sombríos y de muerte en Honduras.

tema delicado

Ser luz en tiempos sombríos y de muerte en Honduras.


En este proceso de las elecciones primarias 2012, la Conferencia Episcopal de Honduras, actuando desde su misión de iluminar de manera sencilla la sociedad, presenta una reflexión orientativa sobre este camino “supuesto” democrático en el país.
Este escrito plasma de manera de denuncia el contexto de la realidad deteriorada que vivimos en el país:


·         un ambiente de amenaza a la vida en todos los niveles como nunca se había tenido en estos últimos treinta años: “La vida es amenazada diariamente por la violencia delincuencial, el crimen organizado, la violencia intrafamiliar, en especial contra las mujeres y también contra los ancianos y los niños” (#7).
·         el deterioro y amenaza por “el modelo económico y social caracterizado por la concentración de riquezas y recursos en manos de pocas personas, en contraposición con la escasez de oportunidades dignas para las grandes mayorías empobrecidas y por las escasas inversiones que podrían mejorar la productividad del agro beneficiando a los campesinos pobres, así como a la micro y mediana empresa” (#5).
·         También es preocupante el deterioro del sistema de salud y educación pública, los pobres cada vez tienen menos calidad en los servicios. Esto violenta directamente los derechos humanos de las  mayorías.
·         “Nuestra sociedad vive amenazada por un sistema de justicia dentro del cual hay funcionarios que han facilitado la impunidad, protegiendo a quienes delinquen desde su condición de poder político o económico. Cuerpos de Seguridad del Estado en los que hay miembros contaminados por el crimen organizado, el narcotráfico y la corrupción” (#8).
·         “La sociedad está cotidianamente amenazada por conflictos muy complejos: luchas campesinas incluso violentas por acceso a la tierra, reivindicaciones, abusos gremiales, protestas por despidos laborales agravados por el constante aumento del costo de la vida y por la amenaza de nuevas cargas impositivas” (#9).
·         “La vida está amenazada por la vulnerabilidad ambiental producida por la explotación irracional de los bosques; por la lucha por el control del agua y el abuso de la misma por falta de educación. Amenazada por las industrias extractivas contaminantes” (#10).
Estos aspectos resaltados en esta Carta de nuestros Pastores, muestran parte de lo deteriorado de la sociedad hondureña. Incluso se resalta una clara desconfianza en todos los que están en la palestra política del país:
“Hay desconfianza hacia quienes aspiran a ejercer el poder político porque con su propaganda no ofrecen horizontes para vencer tantas amenazas. Porque en la medida en que no son capaces de convertir sus “promesas” en “propuestas” concretas, aumentan las razones de esta desconfianza personal y comunitaria” (#11).
Retomemos, como lo hace esta carta pastoral, las palabras proféticas de la Conferencia Episcopal de Medellín (1968):
 “El ejercicio de la autoridad política y sus decisiones tienen como única finalidad el bien común. En Latinoamérica tal ejercicio y decisiones con frecuencia aparecen apoyando sistemas que atentan contra el bien común o favorecen a grupos privilegiados. La autoridad política tiene la misión de propiciar y fortalecer la creación de mecanismos de participación y de legítima representación de la población, o si fueran necesario, la creación de nuevas formas.” (DM, I, 16).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tu opinión al respecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...