Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.


“Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia,
porque Dios los saciará” Mt 5, 6.

Nosotras hermanas y hermanos de la Vida Consagrada que nos encontramos reunidos en la Asamblea del 18 al 21 de octubre de 2016 en Tres Rosas Valle de Ángeles, Tegucigalpa; queremos expresar una palabra solidaria y comprometida desde nuestro ser discípulas y discípulos de Jesús en esta casa común de Honduras.
Hermanos Obispos, unidos con el sentir que ustedes expresaron en el escrito que recientemente presentaron al pueblo de Dios sobre las problemáticas y desafíos que se dan en el país. Queremos expresar algunos aspectos que nos preocupa de esta realidad:
1.      La privatización de los bienes públicos y del Estado, como el agua y la energía eléctrica; así como los conflictos que ha generado los puestos de peaje en el norte del país.
2.      La ola de asesinatos de jóvenes en los barrios que viven en la periferia de nuestras ciudades y las comunidades rurales.
3.      La migración masiva de la niñez, juventud y mujeres madres que huyen de la violencia y del empobrecimiento de los hogares.
4.      Los asesinatos en aumento de los defensores y defensoras de derechos humanos y ambientales. “Entre 2002 y 2014, 111 defensores y defensoras de los derechos humanos fueron asesinados como castigo por su trabajo: 12 de ellos únicamente en 2014 y 8  en 2015.
El 2 de marzo 2016 fue asesinada Berta Cáceres. En el 2013 fue asesinado Tomas García, y en marzo 2016 fue asesinado Nelson García. En  La Paz, durante 2015, fueron asesinados al menos 3 indígenas Vinculados a la lucha contra las represas. El 27 de agosto del 2014 mataron a tiros, a la  dirigente campesina Margarita Murillo” (GLOBAL WITNESS, 2016).
Conocemos con dolor, que el 19 de octubrese dio el asesinato de José Ángel Flores presidente del MUCA, en el bajo Aguan, junto con Silmer Dionisio George, ambos tenían medidas cautelares otorgadas por la CDIH.
5.      Preocupa que en algunas parroquias de las diócesis se está marginando y excluyendo a agentes de pastoral de la participación eclesial, por estar comprometidos con organizaciones de defensa de derechos humanos y ambientales, especialmente en los pueblos indígenas.

 Ante esta realidad de muerte organizada y sistemática hacia los defensores y defensoras de los bienes naturales y los derechos humanos de las comunidades campesinas e indígenas; donde los conflictos son generados por los empresarios mineros y dehidroeléctricas, con las comunidades y líderes que defienden los bienes naturales, el patrimonio cultural y comunitario.Queremos renovar nuestro compromiso de discípulas y discípulosde Jesús desde nuestros carismas fundacionales, en comunión con el pastoreo que ustedes desarrollan en las diferentes diócesis del país.
Dejándonos llevar por el Espíritu Santo, proponemos:
1.      Salir de nuestro capillismo congregacional y parroquial para el encuentro con los pueblos empobrecidos y excluidos que están a la puerta de nuestra casa y templos.
2.      Estar abiertos al diálogo y al compromiso solidario en acciones y procesos con los diferentes grupos organizados que buscan defender y cuidar los bienes naturales.
3.      Denunciar las acciones corruptas de los servidores del Estado que favorecen a las empresas extractivas, sin realizar las consultas previas y de buena fe en las comunidades, junto con estudios amañados de impacto ambiental. Como la privatización del agua en los municipios.
4.      Denunciar las acciones violentas y criminalización que realizan los empresarios de la minería e hidroeléctricas, y mono cultivos, hacia las comunidades campesinas e indígenas.
5.      Denunciar a las autoridades policiales y militares que violan los derechos humanos en las comunidades ycon suslíderes.
6.      Establecer redes intercongregacionales en las diócesis, en procesos pastorales a favor de la justicia y rescate de las situaciones de violencia sistemática.
7.      Promover y exigir a los medios de comunicación católicos la difusión de las denuncias y los compromisos solidarios en estas causas evangélicas de la defensa  y cuido de los bienes naturales, biodiversidad y territorios comunitarios; principalmente en defender a las y los líderes defensores de las comunidades.
8.      Apoyar como Iglesia las denuncias y procesos formativos del Equipo de Reflexión e investigación y comunicación, SJ (ERIC); que están realizando actualmente ante las injusticias y corrupción que se dan en el país.
Finalizamos haciendo votos de seguir caminando en comunión y sirviendo al pueblo que camina en nuestro territorio, junto con toda la creación regalada por Dios. Citamos las palabras inspiradoras del papa Francisco, en la bula de la misericordia:
“No será inútil en este contexto recordar la relación existente entre justicia y misericordia. No son dos momentos contrastantes entre sí, sino dos dimensiones de una única realidad que se desarrolla progresivamente hasta alcanzar su ápice en la plenitud del amor. La justicia es un concepto fundamental para la sociedad civil cuando, normalmente, se hace referencia a un orden jurídico a través del cual se aplica la ley” (#20).
Unidos en Cristo, la Conferencia de religiosas y religiosos de Honduras

Las Tres Rosas, Valle de Ángeles; 20 de octubre de 2016

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca