Mons. Bernabé ante los hechos violentos de San Rafael‏



Mons. Bernabé ante los hechos violentos de San Rafael‏


Estimados sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas de la Diócesis:

Reciban un saludo de paz y bien en estos momentos difíciles que estamos viviendo por los hechos violentos acaecidos en San Rafael las Flores el martes 18 de septiembre. Por tal motivo, les invito a seguir unidos en la oración y en la solidaridad con las personas heridas y los privados de libertad.

Desde la Comisión Diocesana de Defensa de la Naturaleza (CODIDENA) siempre hemos promovido la paz y evitado todo tipo de violencia ante las licencias de exploración minera de San Rafael, y eso mismo debemos seguir inculcando en todos los hermanos y hermanas que participan en algunas manifestaciones públicas o marchas en defensa de la vida, la paz y la naturaleza.Pero en esta ocasión, que no fue organizada por CODIDENA, las cosas se salieron de su cauce y se provocó muchos disturbios que causó heridas en algunos manifestantes, un agente de la PNC, se incendiaron algunas bodegas y vehículos pesados de la minería y una radiopatrulla de la PNC. Aunque se levantó la alarma de que había habido muertos, gracias a Dios no fue así, según las información que me proporcionó el gobernador departamental.

Además de las personas heridas y daños materiales, la PNC tomó presas a unas 30 personas que estaban en el lugar de los hechos, entre las cuales había seis mujeres. Varios de ellos son de Santa Rosa de Lima, San Rafael y algunos de Jalapa. Según me han informado, la mayoría o casi todos de nuestra diócesis no participó en los hechos violentos ni llevaban armas ni palos, por tal motivo, el martes 18 por la noche nos hicimos presentes en la Comisaría y el Juzgado de Paz de Cuilapa los padres Jorge López, Leoncio García, Francisco Yojcom y su servidor para apoyar y mediar por los privados de libertad, contando con el apoyo de los amigos de Calas y MadreSelva que han estado pendientes y han ayudado a las personas afectadas y a sus familiares.

En medio de esta confusión, preocupación y pena, también me alegra informarles que esta noche quedarán libres las seis mujeres que habían sido apresadas por la PNC y también algunos hombres, pero de ellos todavía faltan varios por liberar. No podemos permitir que se cometa injusticia con las personas inocentes y se les deje pronto en libertad. Vamos a analizar más detenidamente cómo sucedieron los hechos y creo que también es oportuno solicitar a las autoridades gubernamentales y de la minería que hagan una investigación objetiva e imparcial para determinar quiénes fueron los que provocaron y apoyaron dichos disturbios.

Como obispo de la diócesis no puedo aprobar dichos hechos violentos, sino más bien lamentamos y repudiamos lo sucedido, y esperamos que no vuelva a suceder. Agradezco a todos los sacerdotes, personas amigas e instituciones que se han solidarizado con las personas afectadas y confiamos en que no se convierta en una "casería de brujas" que perjudique a personas que no han tenido nada que ver con los hechos lamentables.

Unidos en la oración y en la solidaridad fraterna, les saluda en el Señor Jesús

Mons. Bernabé Sagastume Lemus

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.