BIENAVENTURADO ERES, CONSAGRADA, CONSAGRADO



BIENAVENTURADO ERES, CONSAGRADA, CONSAGRADO:

Bienaventurado eres, consagrado, si descubres que el camino te abre los ojos a lo que no se ve.
Bienaventurado eres, consagrado, si lo que más te preocupa no es llegar, sino llegar con los otros.

Bienaventurado eres, consagrado, cuando contemplas el camino y lo descubres lleno de nombres y de amaneceres.

Bienaventurado eres, consagrado, si tu mochila se va vaciando de cosas y tu corazón no sabe dónde colocar tanta gratuidad.

Bienaventurado eres, consagrado, cuando te faltan palabras para agradecer todo lo que te sorprende en cada recorrido del camino.

Bienaventurado eres, consagrado, si descubres que un paso atrás, para ayudar a otro vale más que mil pasos adelante sin mirar al otro lado.

Bienaventurado eres, consagrado, si haces de tu camino una vida, y de tu vida un camino en busca de quien es el autentico camino y vida:

CRISTO.

Bienaventurado eres, consagrado, si en el camino te encuentras contigo mismo y te regalas un tiempo para no descuidar la imagen de tu corazón.

Bienaventurado eres, consagrado, si descubres que el camino tiene mucho de silencio, el silencio de oración, y la oración de encuentro con el Padre que te espera, para recogerte en sus entrañas de Madre y darle descanso a tu inquieto corazón.

Fray Renè

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pide la Red Iglesias y Minería, apoyo de la Santa Sede para frenar cultura de muerte

La-miseria-se-ensana-con-pescadores-del-Golfo-de-Fonseca

Carta: Para: los obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras. De: las hermanas y hermanos participantes de la asamblea anual de la CONFEREH.